sábado, 13 de diciembre de 2014

"LA MAGIA DEL VILLANCICO" (2011)

-¿Sabes si la directora ha traído música para todos?- preguntó uno de los tenores antes del ensayo.
-No estoy segura- le respondió la soprano situada justo por delante de él.
-No os preocupéis, ella siempre trae los bolsillos llenos de cumplidos para todos. El otro día sin ir más lejos se le cayó del bolso una canción que traía envuelta
en una nube de algodón dulce- intervino otro de los tenores.
-¿Y qué hiciste?- preguntaron al unísono los cantantes cercanos a éste.
-Pues no os lo creeréis, al tratar de cogerla se deshizo y comenzaron a flotar por el aire una serie de notas musicales que yo no entendí ya que de música sólo se lo que aprendo junto a vosotros que no es mucho, no porque no me enseñéis, más por mi incapacidad que otra cosa…
-Anda no seas modesto que el otro día te oí en el aria que andábamos preparando y pensé que habíamos contratado a un profesional, y respecto a lo de que de un algodón de azúcar surgieron notas encadenadas, mirad esto… - dijo uno de los bajos.
Y diciendo esto se metió la mano en el bolsillo de la chaqueta y empezó a extraer deseos acompañados de estrellas de colores que se fueron situando sin que nadie lo dijera sobre cada uno de los miembros del coro, a continuación se insinuaron las notas musicales de un villancico que pronto inundaron el ánimo de los presentes y tras ellas emergió un arco iris de colores que distribuido sobre cada uno de los miembros del coro dejó preparado el escenario para ejecutar la melodía que el auditorio merecía.
-¿Estáis todos preparados?- era la voz de la directora dirigida a nadie en particular.- ¡Hoy hemos de tocar como los ángeles!, más bien hemos de ser ángeles tocando pues el auditorio lo merece, no os distraigáis  que empieza el concierto.
En ese momento la directora dio los últimos retoques. Miró a los tenores uno por uno y viendo que todos llevaban sobre sí la buena estrella les dio el O.K. A continuación hizo lo propio con los bajos y agachó complacida la cabeza. Las contraltos andaban algo nerviosas con los colores que les envolvían pero una mirada cariñosa de la jefa las reafirmó y las tranquilizó. Por último miró a las sopranos y les envió un mensaje de tranquilidad con su mirada. Así lo entendieron todas y todos. El Concierto podía empezar.
Habían previsto que el telón se alzase tras empezar la ejecución de la pieza con la que iban a regalar al auditorio y no antes como suele ser habitual. Formaba parte de la sorpresa de la velada. Así la música que llevaban dentro y que hacía rato flotaba por entre los cantantes comenzó a modular el ánimo de todos los miembros del coro y los fue disponiendo para comenzar el más importante concierto de Navidad que jamás hubieran ejecutado.
La seño, que era como la llamaban cariñosamente sus compañeros de coro, cerró los ojos, aspiró la melodía que llevaban ensayando en sus corazones desde hacía meses, la retuvo unos instantes en su interior, elevó los brazos y lanzó las manos hacia delante. Las notas que flotaban desde hacía rato en el ambiente fueron acudiendo a las puntas de sus dedos y desde allí las fue lanzando a cada uno de los miembros del coro. Cada cual aspiró la suya, la saboreó, la mezcló con los colores que le envolvían y a la voz de ya empezaron muy suavemente a cantar.
Poco a poco se fue levantando el telón.
En las primeras filas se arrellanaban los invitados principales a los que el coro dedicaba especialmente el concierto. Allí estaban la PAZ, la FELICIDAD, y el AMOR en la fila cero. A sus lados se sentaban la ESPERANZA, el CARIÑO, el BIENESTAR, la AMISTAD, la SALUD, la JUSTICIA y la ALEGRÍA.
Por el resto de la sala se acomodaron las personas de buen corazón que habían acudido con la esperanza de recibir un pálpito especial para los duros días que como siempre el año venidero había de reportar. Entre el público había otros invitados especiales salpicados como el condimento en un buen guiso, perceptible en el sabor e invisibles al resto de sentidos, pero a todas luces evidentes por necesarios en aquella obra. No se veían pero se notaba la presencia de la ARMONÍA, la CONFIANZA, el CORAJE, el TRABAJO, el PERDÓN, la MAGIA, el ENTUSIASMO, la HUMILDAD, el CARIÑO, la SERENIDAD, la SOLIDARIDAD, el COMPAÑERISMO, y otros muchos más.
Desde el primer momento la gente empezó a deleitarse incluso con el escenario preparado ex profeso para el concierto. Al fondo un suave halo color verde esperanza envolvía tanto el espacio como el tiempo. Flotando sobre él un azul cielo inmaculado se iba expandiendo hacia la sala, impulsado por la armonía del sonido del villancico que el coro había empezado a regalar. Una fina lluvia de notas musicales empezó a caer sobre cada uno de los asistentes con lo que de forma imperceptible fueron asimilando en su corazón y manifestando en su ánimo el poder de aquella melodía.
De pronto la seño se volvió hacia el auditorio y con el grácil movimiento de sus finas y delicadas manos empezó a dirigir también a los asistentes incorporándolos al coro en la interpretación de la pieza musical, consiguiendo entre todos que en aquella sala se escuchase el mejor villancico que nunca se hubo interpretado.
Como colofón, al finalizar el villancico y con él el concierto, una voz en off viniendo de lo alto acompañó el final del acto con estas palabras: “SED VALIENTES, AÑADID A VUESTRO DÍA A DÍA LA MAGIA DE ESTE VILLANCICO PARA TRANSFORMAR EL MUNDO”.

                                                                                            José Andrés Salazar
                                                                                                 Navidad 2011

14 comentarios:

  1. Me ha encantado este relato...que ilusion transmite...me gustaria tener la oportunidad, en mi coro, de poder cantar de esa manera..seria magico.Enhorabuena-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La magia forma parte de la ilusión con la que vivimos el día a día, y esa es una actitud que sólo depende de nosotros

      Eliminar
  2. Querido José paz y bien
    para estas navidades y éxito en esta empresa que inicias
    te leeré y comentare
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compañero, estaremos en contacto. Te deseo un feliz año

      Eliminar
  3. Cuñado me encanta leerte, consigues q entre en el personaje y q me olvide q el mundo exterior existe
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trataré de que tengas material para leer poco a poco. Y qe lo disfrutes

      Eliminar
  4. judith salazar soriano2 de enero de 2015, 13:02

    Que bonito!! Estoy deseando que pongas ya alguno nuevo....!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, al siguiente relato le falta "un hervor" y quizás mañana lo publique

    ResponderEliminar
  6. es un cuento muy naife! los colores, las notas y la musica me regresan a cuando era nino y pasaba mis tardes dibujando y pintando con los rotuladores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevar al lector a un lugar de su memoria y revivir experiencias... ¡qué bien!

      Eliminar
  7. la fuerza de este relato està en su sencillez de regalar a su lector los ojos de un nino, caracteristica que se pierde con la etad.

    Enhorabuena, Josè

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo debemos seguir siendo niños siempre. Escribir un cuento te libera de cargas y te permite soñar y hacer soñar

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Muchas gracias, seguiré enlazándolas para que podáis leerlas

      Eliminar